BLOG

Quiero montar un festival, ¿por dónde empiezo?

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Los festivales se han convertido en la principal fuente de consumo de música en directo en nuestro país. Sólo en 2017 se celebraron en España 851 eventos, según los datos de la Asociación de Promotores Españoles (APM), y su top10 de festivales masivos logró atraer un total de 1.850.000 espectadores. Por ello son cada vez más los que tratan de lanzar su propio festival, pero ¿por dónde empezar?

Después de trabajar en cientos de festivales de todos los géneros musicales, formatos, conceptos y tamaños posibles, hemos aprendido la lección y queremos compartir contigo nuestros principales learnings:

1. Necesitas un concepto, no un cartel. Los festivales no son como los conciertos: el cartel influye mucho, pero no es determinante. Hay miles de ejemplos de carteles espectaculares que no han vendido tickets y viceversa: line ups mediocres que logran el sold out. ¿Y sabes por qué? Porque los festivales son un plan con los amigos (por eso el early bird ticket: porque cuantos más de tus amigos vayan, más te taladrarán para que vayas tú), un evento social, un poco –o mucho- de postureo. Si quieres tener éxito a la larga tendrás que crear marca, y para ello no basta con reunir a las 5 bandas del momento: tendrás que ofrecer a los asistentes una experiencia especial que recuerden por siempre. Eso es lo que les hará volver, hablar de ti durante todo el año, negarse a cortar su pulsera a capa y espada, y en definitiva convertirse en fan tuyo (y no solo de la banda que actúe ese año). Si dependes del cartel, tenemos una mala noticia: no siempre vas a conseguir el mejor line up. Hay un millón de factores que pueden influir positiva o negativamente en el resultado (aquí no da para profundizar más pero hay un artículo muy interesante de El Confidencial al respecto). Así que antes que nada pregúntate: ¿qué es lo que hará único a mi festival y lo diferenciará de los otros mil que se celebran en España? ¿Qué experiencia inolvidable voy a ofrecer a mi público? ¿Qué valor añadido aportaré para que no se convierta en un puñado de conciertos al uso deambulando por un mismo escenario? Tote King lo dijo antes y mejor: sé honesto contigo mismo y pregúntate: ¿qué tienes que contar? .

BonaNitBarcelona2. Vale, ¿ya tienes el concepto? Transfórmalo a números REALES. La ilusión está muy bien, pero no va a vender tickets ni pagar a proveedores. Una vez tengas claro el concepto, haz un presupuesto detallado con todas las partidas desglosadas, tanto los gastos (artística, técnica, personal, promo, publicidad, etc) como los ingresos (ticketing, barras, patrocinadores, etc). No seas optimista: tu breakeven tiene que estar en torno al 50% de entradas vendidas si no quieres palmar. Si tu previsión es vender el 80% de los tickets en la primera edición para que salgan los números, ve despidiéndote de tus ahorros. Como decíamos el presupuesto tiene que ser realista: no metas a ese posible patro que te ha dicho que le interesa, ni cuentes con hacer una barra como la del Brunch In The Park, ni con la rebaja que te propone el recinto cuando alcances las 5.000 personas… ponte en el peor de los escenarios. Por desgracia, los promotores pasamos en él más tiempo que en ningún otro.

3. Nunca hagas la contratación en función de tus gustos. Ni preguntes a tus amigos/padres/novi@/bola de cristal, etc. si comprarían la entrada: son datos totalmente sesgados. Aunque te encante Paolo Nutini, piensa que cobra el mismo fee que Vetusta Morla y a diferencia de éstos no va a vender apenas tickets en España… o si quieres hacer una buena barra plantéate contratar más DJs y no a los Kings of Convenience (que además te van a pedir que la cierres durante su actuación para no hacer ruido). Como suele repetir un promotor mítico de Barcelona: “Si te gusta un artista, nunca lo contrates. Porque pagarás más de lo que vale, no lo disfrutarás y perderás dinero… ¡siempre te saldrá más barato comprarte una entrada para su concierto en cualquier parte del mundo!” Tienes que estudiar todas las variables desde una perspectiva estratégica, deja tus gustos de lado.

4. Localiza los puntos fuertes donde puedas optimizar costes o generar más ingresos. Quizá tu ilusión es hacer un festival en Barcelona, pero si dependes de subvención pública deberías tener en cuenta que el Primavera Sound cobra 300.000 euros entre Ayuntamiento y Generalitat mientras que el BBK se lleva 1,4 millones, cifra superada con creces en su día por el festival SOS 4.8. Así que ¿por qué no buscar otro emplazamiento que quiera usar el festival para darse a conocer? O quizá te gustaría colaborar con una marca de cerveza que está empezando pero puedes conseguir un patrocinio de más de un millón de euros, como hacen los grandes festivales en España. Aquí, una vez más, el concepto -y no el cartel- es la pieza clave que puede marcar la diferencia.

5. Producción. Una vez decidido el cartel, ¿cómo calcular la dotación técnica que necesitas para no arruinarte en el intento? Muy fácil: tu rider deberá cumplir los requisitos del artista más potente del cartel. Por eso es importante ANTES DE FIRMAR EL CONTRATO revisar cada rider, requisitos de hospitality (hay artistas que piden botellas de 1.500€), etc. para evitar sustos. La producción técnica de un festival es una labor compleja que puede disparar tu presupuesto, así que recomendamos siempre contratar un profesional que sepa de lo que habla y pueda ayudarte a gastar exactamente lo que necesitas. Tan importante como la producción técnica son las infraestructuras que necesita el festival. Van desde el montaje de el escenario, hasta los WC´s, pasando por vallados, generadores, camerinos, taquillas, etc. No te quedes solo con lo que marque la normativa, usa el sentido común, siempre pensando en en generar un ambiente agradable y seguro, donde el público disfrute de una gran experiencia.

Raphael Sonorama

6. Si no lo cuentas, nadie lo sabrá. Un fallo clásico: pensar que la propuesta es tan buena que venderá por si sola. Eso no pasa. O por lo menos NUNCA al principio. Hay que lograr hacer más ruido que el resto de propuestas con las que compites (porque admítelo: puede que pienses que lo tuyo es otro rollo, pero SIEMPRE compites con el resto de planes en los que tu target podría emplear su dinero). El plan de marketing difiere mucho de un festival a otro y no hay fórmulas universales, pero hay un factor que siempre marca la diferencia: la creatividad. Desde anunciar un artista sorprendente como Raphael en el Sonorama 2014, generar videos virales como los de Pantomima Full para el BBK, crear activaciones originales con los patrocinadores como la capilla de MTV en el Low Festival o sumar influencers al cartel como el Arenal Sound. Atrás quedó lo de los carteles en pirulís y anuncios en prensa, la promo hoy en día es bastante más compleja… ¡y mucho más divertida!

Comparte
Leave a Reply

Esta web utiliza la cookie _ga propiedad de Google Analytics, persistente durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web.
Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Politica de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar